Hacía mucho que quería escribir esta entrada, pero, más allá de la falta de tiempo, a veces me da miedo expresar lo que siento, hasta que recuerdo que este blog es mi pequeño espacio, que está para eso, y que además poco puedes hacer en lo referente a esas personas que ya te van a leer con el morro torcido.
Pero a lo que iba. «Las redes sociales y el arte de hacer limonada», así he decidido titular esta entrada y creo que resume bien cómo me siento últimamente en lo referente al mundo virtual. Y ha surgido por dos cosas: porque desde hace un tiempo me preguntáis si me ocurre algo y porque también he pensado mucho en ello. ¿Sabéis esos recordatorios que aparecen en Facebook cuando entras y que te avisan de lo que publicaste hace un año, dos, tres o los que sean…? Bien. Pues medito sobre el asunto cada vez que me sale una ventanita. ¿Por qué? Fácil. Porque pasa casi a diario, lo que me recuerda que antes, hace tiempo, me encantaba compartir cosas. Una canción. Un libro. Un simple saludo por las mañanas. Un montón de detalles sobre esto de escribir o la novela que tuviese entre manos, imágenes, incluso trozos de escenas o tonterías varias. No sé. Visto desde fuera puede resultar ridículo, pero para mí era bonito. Y me lo sigue pareciendo cuando lo veo ahora en otras autoras; ser testigo de la ilusión, las ganas, el día a día, de su proceso creativo, poder aprender de ellas o intercambiar opiniones de un tema que a todas nos fascina y que, por desgracia, no es algo sobre lo que en mi entorno pueda compartir del mismo modo, vaya.
(No sé si a otros autores les pasará, pero hablar con mis amigos de este trabajo se resume en cosas como: «A ver si pronto te haces millonaria y nos invitas a todos a una paella de marisco», o algo por el estilo que siempre me hace partirme de risa).
La cuestión es que me parecía bonito.
Pero dejé de sentirlo igual.
Eso es lo que cambió.
No voy a mentir: he pasado una época rara, con la sensación de que había perdido parte de la ilusión; no en lo referente a escribir, eso siempre será mi refugio, pero sí en todo lo que lo rodea. Seré muy niña o muy idiota, no lo sé, pero echaba de menos la sensación que tenía antes. Esas ganas de compartir. De abrirme más cada día. De poder escribir cualquier tontería sin pararme a pensar antes, como si mis redes fuesen un rincón mío y solo mío. Pero de pronto empecé a entender que no era del todo así…
Me di cuenta de que, al ser público, estaba expuesto a ser juzgado. Y eso es algo que, en general, hacemos con frecuencia. No se trata solo de las novelas (de envidias incomprensibles, de lectoras que antes te idolatraban, quizá en exceso, y que de repente parecen odiarte sin razón, aunque no te conociesen entonces ni te conozcan ahora, de pullitas por parte de compañeras, o incluso de faltas de respeto).
Se trata de más, mucho más. Empecé a fijarme…
Y entendí que las redes son, en parte, un lugar en el que muchas personas se dedican a opinar de «todo», en general. Hay una frase que Clint Eastwood decía en una película y que siempre me ha hecho mucha gracia, porque es muy cierta: «Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno». Y claro, aquí, en el mundo virtual, se acumulan. Es como un saco sin fondo en el que poder lanzar y lanzar opiniones (sirve como desahogo personal, para sentirte mejor contigo mismo al dejar clara tu postura o incluso para soltar la rabia acumulada al final del día sobre algún tema que te indigne especialmente, y no lo digo en tono irónico, sino de forma totalmente seria; de hecho, yo lo estoy haciendo ahora mismo).
Supongo que siempre ha sido así. Pero la cuestión es que empezó a agobiarme. Quizá porque a raíz de esto también encuentras mucha hipocresía (autoras que alzan la voz pidiendo más calidad en la novela romántica, pero que estarían dispuestas a escribir encargos mediocres por dinero, o gente que se queja de eso mismo, pero piratea libros al minuto siguiente, o personas que dicen estar en contra de algo, pero luego lo llevan a la práctica según les da, casi de forma aleatoria. Y nada de todo esto es malo, excepto la piratería, obvio, pero cuando conoces el mundillo por dentro y ves ciertas cosas... te preguntas si tú estás loca o qué está pasando, porque no es serio). En mi caso, como soy muy cambiante y hoy digo que me gusta el salmón y mañana lo aborrezco, intento guardarme para mí gran parte de lo que opino, creo que es lo más sencillo. Aunque reconozco que también juzgo, claro que lo hago. Todos lo hacemos. Pero, y voy a ser muy sincera, nunca he sentido envidia de otro compañero. Quizá influya que no me nace ser competitiva ni al parchís o que estoy contenta y no tengo grandes pretensiones, yo qué sé. Lo que sí sé es que hay personas que, en cambio, se frustran, o que se creen con la suficiente calidad divina como para afirmar quién debería publicar una novela y quién no (por supuesto estas personas siempre están dentro del sí, ¡faltaría más!, sus novelas son imprescindibles es la estantería de cualquier lector o lectora de romántica que se precie).
Pero de esto en concreto hablaré en breve largo y tendido.
Hoy quiero seguir con el tema de las redes sociales…
De que juzgamos. Yo. Tú. Todos. Tenemos opiniones sobre cualquier tema. Del mundo literario, de si una novela es buena o mala, de qué palabras a ti te suenan vulgares y a mí maravillosas, de la manera correcta de llevar las redes sociales, de la maternidad, de la lactancia o de si una persona es una buena madre o no. De si “tal es muy guapa”, seguido de un “sí, pero se ha operado”, como si eso fuese algo que debemos castigar. Del aspecto físico de las personas, de si está bien que una mujer se maquille / depile / hable como le dé la gana / se ponga un vestido trasparente / haga ejercicio. O de tal famoso al que no conocemos…
… Y un larguísimo y eterno etcétera.
Porque es así. Las opiniones no tienen fin, es lógico. Tú escuchas el telediario y automáticamente tu cerebro genera un sentimiento, ya sea de indignación, de comprensión, de enfado, de dolor…
No negaré que tener desde hace años lugares en los que puedes expresarte sobre todo eso que sientes es genial y aporta muchas cosas positivas, pero a veces también puede suceder lo contrario. Y a mí me pasó. Me agobiaba entrar y leer tantos pensamientos. Reconozco que me saturé. También hay épocas en las que solo te apetece arroparte entre los tuyos y sencillamente deja de importarte todo lo demás o te olvidas de entrar a redes con la misma frecuencia. Eso me ocurrió con Twitter. Y con Facebook. Admito que Instagram sigue siendo mi debilidad, quizá porque sigo cuentas de cosas que me interesan más allá de los libros y centrarme en otros temas me despejaba. Ah, y en cuanto a Goodreads, siento todas las peticiones de amistad que tenía ahí, pero me lo desinstalé del móvil. La razón, básicamente, (porque hoy, ya que estamos, me apetece hablar claro), es porque nunca es agradable ver que tus novelas tienen en un momento determinado casi más votos que ventas o que, el día que al final sale pirateada, empiecen a leerla de golpe muchos de tus «amigos». No es la primera vez que pasa, sino algo habitual. Quizá algún día vuelva, de momento tengo muchos libros por leer y me basta con compartir mis lecturas por Instagram Stories :)
Pero volviendo a una perspectiva general de todo esto:
¿Sabéis qué pasa? Que a mí los extremos nunca me han gustado y las redes sociales pecan un poco de esto. ¿Por qué lo digo? Veamos, pongamos cualquier tema que haya estado de actualidad y que casi todos hemos comentado. La independencia de Cataluña, por ejemplo. En la vida real, quedas a tomar un café con tu madre y lo hablas o te vas a cenar con unos amigos el finde y cada uno expone su opinión. Existe una probabilidad alta de que sea contraria, pero da igual, porque cinco minutos más tarde estaréis hablando de ese vídeo de gatos tan gracioso que te han mandado y ya está, sin más. Como lo que ocurre sobre cualquier asunto del día a día, vaya. Y eso es extensible a cuando pasa con un desconocido en un bar o al cruzarte con el vecino de enfrente. Ahora, en cambio, traslademos esa misma situación a las redes. Es muy diferente. Es como si en este mundo virtual hubiera bandos según lo que piensas sobre un tema concreto, pero no nos conocemos de nada. Qué ironía, ¿no? Esta persona nos cae bien o mal por equis cosa que un día dijo, pero no sabemos absolutamente nada sobre ella; sobre sus miedos, sus problemas, su experiencia, su mundo. Nos juzgamos así, rápido, en un pestañeo. Tú opinas esto, pues estás dentro del círculo. Tú opinas lo otro y estás fuera. Qué jodida sería la vida si fuésemos igual en la realidad, tan radicales, con tanta rabia dentro. Y esos tonos mordaces al hablar, al opinar sobre algo como si fuese la verdad absoluta y objetiva, esa prepotencia… ¿de verdad estas personas hablan también así en la calle? Porque yo no me lo puedo imaginar. Y creo que no. Creo que la pantalla que nos protege cuando nos sentamos delante del móvil o del ordenador, nos da fuerza, seguridad, distancia. En cambio, nos resta empatía y, en muchas ocasiones, respeto.
Que a veces parece que por no opinar lo mismo que el de al lado estemos cometiendo un crimen o pases a ser peor persona. Que a veces no vemos más allá de nuestro propio ombligo y me incluyo en esto. Que a veces las personas que más hablan de libertad la quieren solo para ellos y no dejan ni un pellizco a los demás. Que a veces dejamos de ser personas al tratarnos a través de este mundo virtual y olvidamos que el otro también tiene sentimientos. Que sí, que todos somos egoístas e hipócritas en ocasiones, que nos equivocamos, que cometemos errores, que hacemos daño y no somos ni conscientes y que pensamos que nuestras ideas son las mejores del mundo, las que valen, las que todo el mundo debería compartir… pero precisamente por eso toca parar de vez en cuando, respirar y recordar qué es importante o qué no.
Juro que una vez vi a dos mujeres discutiendo online furiosamente sobre si la tortilla de patatas tenía que llevar o no cebolla. Lo digo en serio. Es un ejemplo extremo, lo sé, pero para ellas en ese momento era probablemente lo más importante del mundo y cada una defendía su postura con pasión hasta llegar a insultar a la otra o tacharla de imbécil.
Ahora trasladar esto a todos los demás temas que se discuten diariamente en Internet. Ya sé que unos son más importantes que otros y que hay causas por las que vale la pena luchar (cada una tiene las suyas, esto es como lo de los culos; a mí me importará visibilizar el aborto, por ejemplo, y a ti lo malo que es comer carne para la salud), pero lo relevante no es el qué, sino el cómo, y hasta qué punto. ¿Te tiras de los pelos con el vecino por no estar de acuerdo en algo? ¿No? Pues que sepas que eres la misma persona. Que esto es un mundo virtual, sí, pero sigues siendo tú misma. Las palabras que usas, el tono, el enfoque, son importantes. Deberíamos, y yo me incluyo la primera, recordarlo más a menudo.
Y toda esta entrada sin mucho sentido, viene porque he reflexionado mucho sobre esto durante los últimos meses. Me he dado cuenta de que estaba apática, de que me dolían cosas, de que había dejado de ser espontánea por miedo al qué dirán y de que obligarme a actualizar las redes no era la solución. En cambio, cuando me quedé con lo que me interesaba y empecé a distanciarme y a verlo desde otra perspectiva, me ocurrió lo contrario. Ese lado malo sigue estando y yo no lo puedo eliminar (ni tampoco esta entrada va a servir para nada, lo sé), pero sí puedo elegir con qué me quedo y con qué no. No tengo por qué tener la misma presencia en todas partes y creo que cuando te quitas lastre y te deja de importar lo que otros digan, también sientes menos ese deseo de contestar y de ponerte al mismo nivel.
Y he empezado a recordar todo lo bonito.
Compartir una lectura, una película o una canción. Estar en contacto con muchos lectores y lectoras increíbles. O días como el de ayer en el que me puse a contestar los privados y terminé llorando. Hablar de esto de escribir, de proyectos, de ideas, de ilusiones. Conocer a gente que ha terminado formando parte de mi vida y que no entienden de envidias, ni de competiciones ni de tonterías, sino solo de disfrutar del recorrido. Gente que se esfuerza cada día por hacer y dar lo mejor de sí misma, y que me impulsa a mí a hacer lo mismo en lugar de perder el tiempo lamentándome por todo lo que no es como a mí me gustaría…
Así que sí. Vuelvo a poder abrir las redes sin hacerlo con el morro torcido o de mala leche, sino todo lo contrario. Y reconozco que me ha costado, que morderme la lengua terminó por no ser una solución y que a veces hay cosas que son cuestión de perspectiva y que parten de una misma y no de lo que hagan los demás, porque eso no podemos cambiarlo.
Supongo que lo bueno siempre debería pesar más que lo malo. Me estoy acordando de una de mis series preferidas, This is us, y esa frase tan cierta que, en realidad, puede aplicarse a cualquier momento de nuestro día a día: «Hay que coger el limón más amargo que la vida pueda ofrecernos y convertirlo en algo parecido a la limonada».
Y la limonada siempre es bien, sí.

10 comentarios

Grandísima entrada, Alice. Ya te sigo en este blog.
Tienes razón en tantas cosas... De verdad: las envidias (infundadas) en internet, las rivalidades sin sentido, los que dicen una cosa y hacen la contraria, etcétera, etcétera.
Pero me alegra saber que con esos limones te vas a hacer una rica limonada, que recuerdas todo lo bueno, que también lo hay, y no dejas que unas nubes te impidan ver el sol.
Estaré encantada de continuar leyéndote en redes.
Besos alados,
Lu

REPLY

Me ha encantado la entrada Alice. En mi caso no soy autora, pero estoy saturada de las redes sociales, se pasan los días, las semanas y no me acuerdo ni entro en ellas (tan solo Instagram), y si lo hago, es para compartir algo relacionado con el blog que también llevo un tiempo bastante out. Creo que llega un momento en el cual te replanteas ciertas cosas y ves lo qué realmente merece la pena y lo qué no.

Lo dicho, una entrada muy sincera y con mucha verdad.

Un beso 😘

REPLY

Y para los que creemos que todo tiene su momento, que sobre culos no hay nada escrito y que hacer lo que te gusta y compartirlo, sin agobios, es saludable y SANO, te alabo el gusto y me alegro de que hayas vuelto.

REPLY

Yo siempre me quedo con lo positivo de las Redes, y es la maravillosa gente que he conocido y con la que comparto mucho, a diario... el resto, tienes razón, pero yo no lo practico, o al menos eso intento.
Te sigo en el blog (que no lo hacía) y como me acabo de leer tu novela El día que dejó de nevar en Alaska y me ha gustado mucho, tengo que desempolvar la otras tuyas que tengo sin leer y, así, seguir disfrutando.
Un abrazo

REPLY

Una entrada fabulosa, Allice. Me identifico con lo que dices. De hecho, por las mismas razones que detallas abandoné la mitad de mis perfiles sociales y, desde hace casi tres años, en los restantes solo posteo dos veces a la semana. Pero si tengo que destacar algo de tu post es que constituye un buen ejemplo de cómo hablar de temas controvertidos con educación y elegancia, y eso es algo que echaba muchísimo en falta. Un placer leerte.

REPLY

Pedazo d entrada jajajaja te has explayado bien!! Me ha encantado todo lo que dices. Yo misma sin ser autora me he visto muy identificada en casi todo lo que dices...no quiero ni pensar en vivir todo eso como autora con toda la presión que eso conlleva. Creo que al final debemos quedarnos con lo positivo y a mí me encara todo lo que pones... me da rabia que alguien te haya robado eso ( y de paso me lo ha robado a mí por no poder leerlo). Espero que poco a poco encontremos la forma de hacer jugar las rrss a nuestro favor.
Un besote Preciosa.

REPLY

Hola Alice, me ha encantado leer tu entrada. Estoy arrancando mi "vida de escritora" y planeando como trabajar en las redes sociales y la verdad es que me ha servido mucho.
Un abrazo y felicidades por tus libros, me gusta mucho lo que escribes.
Sandra

REPLY

Hola Alice......es la primera vez que entro en un blog(he terminado de leer Tal vez tú y viene al final) y me he quedado anonadada por tu escrito...Es que lo describes como se suele decir "una merienda de negros". Pensé que la gente entra para dar una opinión relajada....por eso será que no pertenezco a ninguna, va que chuta con el what'sApp��. Sólo te digo que mucho ánimo y sólo quédate con lo que te haga reir...
Entré en tu blog para decirte que me han gustado los libros que he ido leyendo.Tienes pensado continuar con la saga??
Sigue así, escribiendo maravillosamente!!

REPLY

Sí, también me he quedado con la duda de si se continúa esta saga. ¿La historia de Hannah?. Ojalá Alice puedas responder

REPLY

Alice Kellen . 2017 Copyright. All rights reserved. Designed by Blogger Template | Free Blogger Templates